Inicio Breaking ¿Actualmente Dios hace Milagros de Sanidad?

¿Actualmente Dios hace Milagros de Sanidad?

La palabra de Dios nos muestra que en el Antiguo Testamento existen varios ejemplos de personas que recibieron sanidad divina de Dios...

0
Compartir

- Ad -

La palabra de Dios nos muestra que en el Antiguo Testamento existen varios ejemplos de personas que recibieron sanidad divina de Dios. Tales como, el rey Ezequías enfermó de muerte y recibió una palabra del Señor a través del profeta Isaías de que iba a morir por su enfermedad. El rey suplicó a Dios que lo sanara, y Dios escuchó su clamor y concedió su petición. Luego de restaurar su salud, el rey Ezequías escribió esta poética alabanza:

“¿Qué voy a decir ?, porque Él me ha hablado, y Él mismo lo ha hecho.” Voy a vagar por todos mis años en la amargura de mi alma. “Oh Señor, por estas cosas viven los hombres, y en todas estas cosas está la Vida de mi espíritu, me restablece la salud y me hace vivir! … El Señor me salvará, por lo tanto, cantaremos mis canciones a los instrumentos de cuerda todos los días de nuestra vida en la casa del Señor “( Is. 38: 15-16, 20).

El Rey David también reconoció el poder sanador de Dios y lo alabó por sanar su cuerpo:

“Te glorificaré, oh Jehová, porque me has exaltado,
Y no permitiste que mis enemigos se alegraran de mí.
Jehová Dios mío, A ti clamé, y me sanaste.
Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol;
Me diste vida, para que no descendiese a la sepultura”. (Salmo 30: 1-3).

– Ad –

La Palabra de Dios nos enseñan que la sanidad física es absolutamente voluntad de Dios y la enfermedad es una opresión del diablo. Las promesas de Dios para su pueblo Israel eran para mantenerlos aleejados de las enfermedades de Egipto, tambien sigue siendo relevante para los creyentes de la actualidad. Cuando el Señor Jesús estuvo en el mundo, manifestó el deseo del Padre de que la gente caminara en sanidad y salud. Enviando a sus discípulos con estas instrucciones:

“Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia”. (Mateo 10: 8).

Fe para la Curación

La fe en un cristiano es necesaria para recibir la sanidad de Dios, como Jesús mismo lo confirmó. Continuamente Él elogiaba a las personas que se acercaban a Él para sanarse a través de su fe.

Uno de esos ejemplos es la mujer asustada que se había atrevido a tocar el dobladillo de su vestido, Jesús dijo: “Hija, tu fe te ha sanado, ve en paz y sana de tu aflicción” (Marcos 5:34). Vio la fe de los cuatro amigos que bajaron a un paralítico por el techo para llegar a él (Marcos 2: 4). Tambien se impresiono con la fe para el oficial romano cuyo sirviente estaba muy enfermo. El oficio no le pidió a Jesús que viniera a su casa; Comprendió que Jesús sanaba a su siervo simplemente pronunciando la palabra de autoridad. Jesús se asombró de tal fe (Mateo 8: 5-10).

La fe no debe considerarse una cosa difícil a la cual no podemos alcanzar. Jesús nos enseñó a preguntar simplemente, como un niño pequeño, en Su nombre, y Él haría lo que pedimos (Juan 14:13). Cuando llenamos nuestros corazones y mentes con Sus promesas, nuestra fe se fortalece para recibir lo que necesitamos de nuestro amoroso Señor. Comenzamos a comprender verdaderamente Su gran deseo de ser espíritu completo, alma y cuerpo, cuando simplemente obedecemos Su Palabra para pedir en Su nombre. Mientras meditamos sobre los testimonios de sanidad registrados en las Escrituras, nuestra fe crece, y podemos creer que Dios hará lo mismo por nosotros.

En la Biblia existen promesas que nos dejo nuestro Señor para que la llevemos a la oración:
“¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.
Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados.
Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho”.(Santiago 5: 14-16).

El poder de Dios para la curación está disponible para todos

Las Escrituras manifiestan que Cristo sanó a todo clase personas y enfermedades” (Mateo 4:23, 9:35.) No existió enfermedad que le halla resultado difícil para el poder sanador de Dios para curar.

Cuando Jesús reunió a sus 12 discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus inmundos y sanar todo tipo de enfermedades y todo tipo de enfermedades, en su nombre (Mateo 10: 1-8). Él quería que sus seguidores realizarán las mismas obras de sanidad que el Padre le había enviado a hacer. Él dijo que, como creyentes, podemos esperar hacer las mismas obras que Él hizo e incluso obras mayores, conforme a la voluntad de Dios a través del Espiritu Santo.

TL Osborn compartió la declaración del Apóstol Juan: “El que practica el pecado es del diablo, porque el diablo ha estado pecando desde el principio, para lo cual el Hijo de Dios fue revelado, para destruir las obras del diablo” 3: 8).

Osborn dice que este versículo manifiesta el propósito de Dios para sanar a las personas: “La enfermedad es parte de la obra de Satanás. Cristo, en su ministerio terrenal, siempre trató al pecado, a las enfermedades ya los demonios, todos eran odiosos delante de él, reprendió a todos; Manifestado para destruirlos a todos “.

Hebreos 13:8(RVR1960)
“Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”.

Fente: Charisma Mag

- Ad -

Compartir

Comentarios

comentarios