Inicio Breaking Peligrosas sectas invaden la Iglesia de Cristo, ¿Como reconocerlas?

Peligrosas sectas invaden la Iglesia de Cristo, ¿Como reconocerlas?

Existen una gran cantidad de grupos religiosos hoy en día, es fundamental tener noción respecto a la diferencia entre un grupo religioso legítimo y una secta. Pero muchos se hacen la pregunta ¿Qué es una secta?..

0
Compartir

- Ad -

Existen una gran cantidad de grupos religiosos hoy en día, es fundamental tener noción respecto a la diferencia entre un grupo religioso legítimo y una secta. Pero muchos se hacen la pregunta ¿Qué es una secta?

Hay dos puntos para especificar lo que es una secta. La primera forma de describirla es muy conocida con los reporteros seculares. Viendolo por este lado, una secta es una organización semi-religiosa o religiosa en la cual sus integrantes son examinados plenamente por un individuo o alguna organización.

Este tipo de secta es regularmente manipuladora, solicitando lealtad y dominio total de parte de sus miembros. Los “convertidos” a la secta se apartan usualmente de todas sus actividades, incluyendo sus grupos familiares.

Algunos modelos de sectas son, los Hare Krishna, los “Niños de Dios” o la Familia de Amor dirijida por “Moses David” Berg, Sun Myung Moon y la Iglesia de la Unificación son claros ejemplos.

La segunda forma de darse cuenta cual es una secta es la más conocida entre los cristianos evangélicos. Este punto de vista, menciona que una secta es cualquier grupo que se desvía de las doctrinas elementales del cristianismo como la Trinidad, la deidad de Cristo, y la salvación por gracia de Dios.

– Ad –

Otras sectas que caen bajo esta descripción son los Mormones, o mas conocidos como los Testigos de Jehová, Ciencia Cristiana y la Escuela Unida del “Cristianismo”.

La mayoria de estas sectas exigen ser llamadas cristianas, y todavia contemplan que la Biblia tiene la autoridad final. Pero tales manipulan totalmente la Palabra de Dios para servir sus propias creencias y deseos. Aunque, según ellos, dicen servir a Cristo, y aún cuando usan términos ortodoxos, sus definiciones son muy distintas.

Estos grupos sectarios no predican al Jesús de la Biblia, si no a otro Cristo y otro evangelio (2 Cor. 11:1-4; Gál. 1:8, 9). En consecuencia, es nuestra obligación impugnar estas falsas doctrinas y “contende ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3).

De mas esta decir, debemos recordar que la Palabra de Dios nos advierte hacerlo con mansedumbre y humildad. Tenga en cuenta, que debe presentar el mensaje del evangelio, pero tiene que comprender que es sólamente la obra del Espíritu Santo la que cambia los corazones, conforme a la voluntad de Dios.

Fuente: Equip

- Ad -

Compartir

Comentarios

comentarios